Como practicar SEXO en la DUCHA y no morir en el intento

Publicado por Ximo M en

¡Ni romperte una pierna!

Típica mañana en la que estás en la ducha y tu pareja aparece entre las cortinas con ojos picarones…

mujer-desnuda-ducha

Sexo en la ducha

El sexo en la ducha puede sonar excitante, sugerente y muy morboso pero todo empieza a torcerse cuando os dais cuenta de que el espacio es muy limitado, que tienes una alcachofa tirando agua sobre ti, que el agua cae sobre tu cabeza y tiende a introducirse en vuestra boca cuando comenzáis a besaros... fin del climax, ¿no os parece?

Sin embargo, si sabes cómo montártelo, el sexo en la ducha puede llegar a ser muy placentero y más fácil de lo que nos imaginamos.

A no ser que tengáis solvencia suficiente como para tener un baño con jazuzzi, lo más probable es que lo vuestro sea una bañera de toda la vida o una ducha, por lo que tenéis que tener en cuenta que sus dimensiones son más bien reducidas y las medidas de seguridad son una cuestión (importante) a tener en cuenta.

Sexo en la ducha : medidas de seguridad

¿Os acordáis de la típica alfombrilla que nuestros padres tenían en el baño de casa para evitar que nos descalabrásemos en la hora del baño? Pues a día de hoy sigue teniendo utilidad…pensadlo.

Lubricante en la ducha, ¡claro que sí!

No, el hecho de que vayáis a tener sexo en una zona donde por lo general hay agua de por medio no os tiene que llevar a pensar que es la panacea... al contrario.

En la ducha es cuanto más falta nos hace este pequeño amigo tanto si usáis preservativo como si no (el agua favorece que la lubricación de los preservativos se seque y la fricción puede ocasionar rotura).

Y pensareis, ¿Cualquier lubricante vale? Pues sí, cualquier lubricante vale, sin embargo los lubricantes a base de silicona son los más indicados porque no se diluyen en el agua y su efecto es más duradero.

Seis posturas de sexo en la ducha

A pesar de tratarse de un espacio reducido, no hay porque renunciar al disfrute practicando distintas posturas de sexo. Aquí os dejamos nuestras favoritas.

1. Sexo oral en la ducha

Esto no cambia, ya sabéis que el sexo oral es un factor muy importante a la hora de mantener relaciones y en la ducha no va a ser menos.

2. ¡Contra la pared!

Sin venirse arriba ni colgarse de la pareja. Es tan fácil como que uno de vosotros se ponga de espaldas a vuestra pareja mientras se apoya en la pared y la otra penetra por detrás.

3. El taburete

Sí, estáis pensando bien, el típico taburete para la bañera de casa de vuestros abuelos es la opción escogida.

Esta postura es muy simple y da muchísimo juego a la hora de innovar. Podéis hacerlo cara a cara, de espaldas e incluso introducir algún juguete (sumergible, no vayamos a tener un disgusto).

4. Posturas clásicas de sexo

Las de toda la vida pero en la ducha. Es recomendable poner algo sobre el suelo para amortiguar la rodilla y tener mucho cuidado con los resbalones, nada del otro mundo.

5. ¡Rodillas al suelo!

Muy sencilla para mantener el equilibrio dado que vuestras rodillas están totalmente apoyadas.

6. De peli

Tú colgado/a de tu pareja en brazos mientras ella te penetra... posible es, otra cosa es que tengáis un equilibrio de acróbata.

Para esta postura, al igual que fuera del agua, es necesario tener una muy buena condición física por parte de ambos y bastante equilibrio. Si tenéis un punto de apoyo muchísimo mejor.

Vuestra postura favorita en la ducha

Y bien, ¿te atreves a jugar en la ducha? O tal vez lo has hecho ya... Si es así, cuéntanos, ¿cuál es tu postura favorita?