Lubricantes íntimos

Deseamos que disfrutes de apasionantes experiencias sexuales, ofrecemos una amplia selección de lubricantes. ¡Haz tu vida sexual más divetida! La lubricación es un punto importante en las relaciones sexuales, elije entre lubricantes de base acuosa o de silicona, neutros o de sabores, efecto frío o calor.
Precio de venta €7,19 Precio habitual €8,99 En oferta
En oferta desde €5,19 Precio habitual €7,99 En oferta
Precio de venta €7,49 Precio habitual €10,99 En oferta
Precio de venta €4,99 Precio habitual €5,90 En oferta
En oferta desde €4,89 Precio habitual €12,99 En oferta
Precio de venta €6,49 Precio habitual €6,90 En oferta
Precio de venta €6,49 Precio habitual €6,90 En oferta
En oferta desde €6,99 Precio habitual €8,95 En oferta
En oferta desde €6,99 Precio habitual €8,95 En oferta

¿Qué son los lubricantes íntimos?

Los lubricantes íntimos son productos diseñados para reducir las molestias causadas por la fricción en las zonas íntimas, bien sea con la ropa, con complementos o durante las relaciones sexuales.

Muchos lubricantes de uso quirúrgico, son vendidos y utilizados como lubricantes para las relaciones sexuales, que evitan la sequedad vaginal y molestias causadas por la fricción que podrían provocar lesiones internas o rotura de preservativos.


¿Para qué se utilizan los lubricantes?

En las relaciones sexuales, la lubricación natural de la zona íntima es fundamental para tener una experiencia placentera. Sin esta lubricación, o siendo insuficiente, es muy recomendable utilizar lubricantes íntimos de forma que ayuden y complementen la lubricación natural y así, evitar molestias y lesiones durante las relaciones y además, para que sean más satisfactorias y estimulantes.

Los lubricantes íntimos se pueden utilizar también para la lubricación del pene, de la vagina, del ano o de los juguetes sexuales antes o durante la masturbación. También se puede aplicar en las manos o dedos, o en cualquier zona erógena del cuerpo.

Muchas marcas también incluyen aromas o sabores, añaden sensación frío-calor para ser más placentero, o complementos o extractos para retardar la eyaculación, relajar la zona íntima o incluso “potenciar” la erección y alcanzar más rápidamente el orgasmo.


¿Qué tipos de lubricantes existen?

Dependiendo de la actividad a realizar, es conveniente saber qué tipos de lubricantes existen de forma que puedan ayudar en nuestra vida sexual y que las relaciones sean más placenteras y cómodas. Existen distintos tipos de lubricantes pero principalmente resaltamos los siguientes:

Lubricantes de base acuosa (o a base de agua): son los más habituales y recomendados dado que no dañan los preservativos, no manchan, se limpian con facilidad y son seguros de usar. Sin embargo, no se pueden utilizar en juegos sexuales en contacto con el agua (bañeras, ducha, piscinas) ya que se disuelven con facilidad en el agua.

Lubricantes de base silicona: estos lubricantes no tienen agua y ofrecen un tacto distinto de los lubricantes de base acuosa ya que te calientan y son muy aptos para masajes. Suelen tener una duración mayor y se pueden utilizar bajo el agua, sin embargo, no todos son seguros de usar con látex (y por ende, con los preservativos) ni usarlos con juguete sexuales fabricados con silicona.

Lubricantes de base oleosa: Suelen ser utilizados en relaciones sin uso de condón, ya que pueden llegar a dañar los preservativos. Al ser base aceitosa, no se disuelven en agua y las manchas son más difíciles de lavar. Pueden alterar el pH íntimo de la mujer, pudiendo dar origen a infecciones e irritaciones.


¿Cómo usar un lubricante?

Usar un lubricante parece sencillo: aplicar en la zona donde lo necesites y a funcionar. Sin embargo, hay que tener varios factores en cuenta como recomendación a la hora de aplicar lubricante:

Si se va a utilizar preservativo, recomendable que sea de base acuosa o que esté certificado “Latex-Safe” de forma que sea seguro de usar y no dañe la superficie del condón.

Tampoco aplicar dentro del condón, pues es más propenso a que “se escape”. Aplicar siempre en el exterior del preservativo.

Aplicar de forma suficiente con unas gotitas y extender por la zona, bien sea la parte de la vulva y labios, por el glande y el pene, en las yemas de los dedos. Si no es suficiente o se nota fricción, añadir un poco más; ya que si se aplica demasiado, se puede perder la sensibilidad y sentirse incómodo.

Vigilar la fecha de caducidad: como en cualquier producto, es muy importante no utilizarlo si lleva mucho tiempo abierto y ha pasado la fecha de caducidad; ya que pueden ser perjudiciales para la salud y la zona íntima!

No utilizar lubricantes caseros ni de dudosa procedencia, ya que pueden alterar el pH de las zonas íntimas y resultar en irritaciones molestas o infecciones por bacterias o virus.

Si se nota irritación o algún efecto secundario no deseado, dejar de usar inmediatamente y acudir al médico.


Lubricantes recomendados

Los mejores lubricantes para uso general - en nuestra opinión -, son de la gama Aquaglide de Joydivision, de formulación alemana y testado dermatológicamente, que pueden ser utilizado tanto de forma habitual para prevenir la sequedad vaginal o en las relaciones sexuales. Es de base acuosa, compatible con preservativos, inodoro y sin sabor. Todo una estrella.

Para uso anal, vamos de la mano de Pjur con su Analyse me!, también de fabricación alemana, de base acuosa y compatible con preservativos; con una textura un poco más espesa e indicado para un placentero sexo anal.